h1

Francis Bacon

marzo 25, 2009

Dado que esta llegando a su fin la exposición que se está realizando en el museo del Prado de Madrid, y ya que uno dispone de blog, hoy opto por recomendar el visionado de las obras de este pintor: Francis Bacon

Autoretrato de Bacon

Francis Bacon fue un pintor de origen irlandés cuyo estilo se acostumbra a enmarcar dentro del expresionismo. Se crió en Dublín, y tuvo bastantes dificultades en su infancia: padecía de asma crónico, hasta el punto de tener que suministrarle morfina cuando tenía ataques asmáticos fuertes, cosa que le dificultó la asistencia regular al colegio, y cuando cumplió 16 años fue expulsado de su hogar por manifestar a su familia sus inclinaciones homosexuales.

No fue hasta que llegó a la capital inglesa, Londres, cuando empezó a desarrollar sus habilidades y pasión por la pintura. Toda su obra se caracteriza por emanar el olor rancio y asfixiante de lo que para él era la auténtica naturaleza del hombre. Bacon quiere mostrar al hombre como el animal de desesperación que es, como el ser de sufrimiento y de dolor que es. Para ello, en muchas de sus pinturas, aparece el hombre representado con cuerpo de animal y con un rostro únicamente dotado de una gran boca canalizante de agonía. En otras, aparece lo que parece ser un organismo humano, pero totalmente desmermado, descarnado, y siempre, sin poder ver un rostro claro de persona (no le interesa mostrar caras definidas de personas tampoco, dado que quiere enseñar la naturaleza del ser humano como animal de desesperación que es).

Aunque Bacon se consideraba un ateo, en mi humilde opinión, esto es falso. Gran parte de sus obras, contemplan figuras y ritos propios del catolicismo, tales como el Papa o la Crucificción, las cuales se encuentran bañadas por ese estilo tan peculiar y deformadamente agonizado suyo. Toda esta obsesión por estas instituciones y rituales religiosos, dan a pensar que Bacon no es más que un creyente que se veía incapaz de creer. La desesperación del hombre, para él, venía dada por el horror de la existencia de la nada tras cesar la vida del ser humano, la desesperación de que tras la muerte ya no hay nada más, y el terror de no saber cuál es entonces el significado de la existencia del ser humano (curiosamente este es un punto que tiene en común con uno de los grandes filósofos del siglo XX, Martin Heidegger).

Crucificción made in BaconUno de los Papas de Bacon

Pocos pintores pueden transmitirte la angustia y arcadas que pueden llegar a producirte los cuadros de Bacon, mostrando de forma aterradoramente clara el horror del mundo que él veía, y la temible y triste naturaleza del ser humano que ha perdido su sentido de ser. Sólo por eso, por ese impacto y sentimientos que inspiran y que se te infiltran en tu ser, ya vale la pena ver su obra de primera mano (no es lo mismo ver el cuadro directamente, que verlo por ordenador, se pierde el sentimiento, por muy ñoño que suene).

En el museo del Prado, en Madrid, están haciendo ahora una exposición especial sobre este autor, lo malo es que termina el 19 de abril si no recuerdo mal, así que a aquellos que les interese, queda poco tiempo. De todas formas, si viajais y teneis la oportunidad de asistir a alguna exposición de este tan peculiar pintor, no lo dudeis e id.

Hombre como animal de desesperación

No os dejará indiferentes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: