h1

Eden: it’s an endless world

mayo 7, 2010

Todos los artes corren el riesgo de padecer la patología de la “comercialidad”, en virtud de la cual el producto artístico pierde o abandona toda intención de devenir en Arte, para pasar a ser un producto comercial más, sin carga artística alguna. Evidentemente, el tema de la simbiosis entre arte y comercio no es un tema sencillo de tratar, y menos en estos tiempos. Pero a pesar de las múltiples divergencias que los lectores de este blog puedan tener con mi opinión, y aún reconociendo el importantísimo papel que tiene el comercio para un género como el manga/anime (de hecho, como es obvio, ningún producto que se precie podría convertirse en Arte de no ser por el comercio, ya que para que algo sea reconocido abiertamente como arte, primero tiene que llegar a casi todas las civilizaciones del planeta), muchos estarán de acuerdo conmigo en que la vulgarización del manga/anime cada vez es más alarmante.

Exceptuando algunas joyas del género que han salido en los últimos años, el panorama del anime es simplemente desolador. Cierto es que aún existen personajes o entes como el Studio Ghibli, Satoshi Kon,  o Mamoru Oshii, que aún dotan de personalidad a sus obras,  impregnándolas de aquellos valores en los que creen, y pasando a hacer no simple anime, sino “anime de autor”. Eso principalmente en el panorama del anime (aunque sí, casi todos los mencionados han estado en el mundo del manga). Centrándonos en el panorama del manga, el panorama no es tan desolador. En el mundo del manga, a pesar de que también ha experimentado una significativa prostitución de su género, el abanico de autores es mucho más amplio. No son unos pocos gigantes de la animación que mediante el instrumento diabólico de la televisión intentan llegar a cuantos más espectadores mejor, para que luego estos últimos engullan todo los centenares de productos de “merchandising” de la serie en cuestión (evidentemente, estoy simplificando mucho, porque la entrada no trata sobre este tema). En el cosmos del manga existen decenas de autores de escasa proyección en Occidente, algunos de los cuales ni siquiera son conocidos en el primer mundo, pero que aun así, todavía siguen impregnando y forjando sus obras en consonancia con sus valores y en aquello en lo que creen.  Hiroki Endo es uno de estos autores, que aunque goza de cierto prestigio en el país del Sol Naciente, en Occidente apenas es conocido. Una de las obras más conocidas de este autor es precisamente el tema sobre el cual se articulará esta entrada hoy: el manga “Eden: it’s an endless world”.

Eden: it's an endless world

Poco puedo decir sobre el mangaka, porque poco es lo que nos llega sobre su vida aquí. Sólo se sabe que se graduó en la “Musashino Art University”, y que decidió empezar en el mundo del manga a los 24 años, tras dudar entre ser músico, piloto o actor. “Eden: it’s an endless world” ha sido lo primero y lo único que he leído de este autor, así que poco puedo opinar sobre sus otras escasas obras (sólo ha hecho “Eden”, “Tanpenshu” y otra que empezó el año pasado conocida como “All rounder Meguru”).  Lo único que sé sobre Endo es a partir de Eden, y algo está claro para mi: el mundo del manga/anime necesita más autores como Endo. Ya ireis sabiendo porqué más adelante.

“Eden: it’s an endless world” no es un manga atípico. La historia arranca con un escenario propio de las más típicas distopias: una misteriosa pandemia ha acabado con la vida del 15% de la población mundial, y un porcentaje significativo de ella aún está contagiado. El mundo está desolado, amenazas como el terrorismo transnacional y el cambio climático cada vez adquieren más relevancia, y los efectos del liberalismo sin freno ya son una realidad bien tangible. A la vez, una organización de índole gnóstica llamada “Propater” se ha hecho con el control político, económico y social de gran parte del planeta. Paralelamente, en una remota y diminuta isla llamada Eden, viven dos jóvenes inmunes al virus: Enoa Ballard y Hannah Mayer. Un día, Propater realiza un ataque a la isla en la que viven los dos jóvenes y su tutor (un investigador infectado por el virus), teniendo como desenlace la huída de Enoa y Hannah de su paraíso para adentrarse en las tinieblas del mundo exterior, del mundo real. 20 años más tarde, el joven Enoa es uno de los más poderoses Señores de la Droga de América del Sur.

Este es el prólogo del manga y así es como arranca la historia, la cual pasará a pivotar básicamente sobre el  protagonista principal del manga: Elijah Ballard, el segundo hijo de Enoa y Hannah. Muchos son los detalles que he omitido en mi introducción de la temática del manga, más que nada porque hay muchos detalles ya en el prólogo que podrían ser considerados como spoiler. A lo largo del manga veremos como Elijah va creciendo en ese duro mundo desolador y desesperanzador. Se tratarán temas complejos que encuentran sus raíces en nuestros tiempos, como el terrorismo transnacional, la problemática de las naciones sin estado, el mercado de la droga, el mundo de la prostitución, y especialmente temas de clara índole metafísica como: ¿Hacia dónde se dirige nuestro planeta? ¿Cuál tiene que ser el papel de la religión en la construcción de una civilización? ¿qué sentido tiene seguir evolucionando con la dinámica en que lo estamos haciendo? ¿Vale la pena seguir luchando por el progreso si la historia siempre acaba siendo la misma?

Esto es “Eden: it’s an endless world”, y sin duda, es uno de sus mayores puntos fuertes. El prólogo es uno de los más complejos y mejor desarrollados que servidor ha tenido el placer de leer en un manga. Nunca he visto un prólogo de semejante calidad. Y el arranque del manga sigue mejorando aún más ese espléndido prólogo. Las preguntas metafísicas serán una constante que durarán hasta el mismísimo final del manga, y lo que es más, muchas de ellas obtienen respuestas bastante interesantes (eso sí, no tenemos porque estar de acuerdo, al fin y al cabo, son las ideas del autor). Un factor muy destacable es el claro contenido y referencias religiosas del manga: el gnosticismo impregna casi toda la obra, desde ciertos acontecimientos hasta los mismos nombres de personajes y entidades del manga (véase Propatria, Pleroma, Aeon, Gnosia, etc.). Pero tranquilos, el manga no es una oda al gnosticismo, sólo es un instrumento más para que el autor pueda llevar a cabo el desarrollo de la trama y de dar solución a las múltiples preguntas existenciales que se formulan durante la trama (se las formulan los personajes y los lectores, os lo aseguro).

Los personajes es otro de los pilares en los que se sustenta esta obra. El desarrollo de la gran mayoría, así como su concepción, son francamente buenos. Este desarrollo excepcional se ve perfectamente en la evolución de Elijah Ballard, el protagonista principal de la historia, a lo largo de la historia. Veremos como va creciendo en ese diatópico mundo, y como poco a poco va siendo engullido por el modus operandi del mundo en que se ha criado. Otros personajes, como Enoa Ballard, padre de Elijah y el Señor de la Droga más poderoso de América del Sur, no experimenta una evolución tan marcada como Elijah, ya que Enoa lo veremos casi toda la historia en su estado de adulto. Ahora bien, el punto fuerte de personajes como Enoa no es precisamente lo que podría ser su evolución (para eso están Elijah y otros), sino su pensamiento, sus ideales, su concepción de la realidad. Y Enoa es uno de los más interesantes de todo el manga. Para evitar posibles spoilers, sólo citaré una frase que enmarca estupendamente la filosofía de Enoa Ballard, que bien seguro que no causará indiferencia entre los lectores:

Amor ilimitado para los míos, y crueldad infinita para todos los demás

Por si no queda claro, adoro a Enoa Ballard, lo cual no quiere decir que esté de acuerdo con su forma de pensar. Enoa, en mi opinión, es el perfecto apóstol del pensamiento de Hiroki Endo, o almenos, el que refleja mejor la intención que tenía Endo al construir esta obra. Enoa es un producto más de este mundo, y su filosofía (que muchos se atreverán a tildarla de deshumanizada o maquiavélica) alberga una gran cantidad de matices, es una auténtica fuente de reflexión. El respeto que siente por toda forma de vida, contrastado a la vez por la cita tan aparentemente cruel que he mostrado previamente, hacen de Enoa Ballard uno de los personajes más interesantes que servidor ha visto en mucho mucho tiempo. Dejando a Ballard a un lado, los demás personajes también están, en general, perfectamente concebidos, siendo, como todos los seres humanos, productos sociales de los males que dominan el planeta. Kenji Asai, Helena Montoya, el gran Maya (para mi, el más interesante después de Enoa, pero no voy a decir nada sobre él por no spoilear, pero es otro de los grandes del manga, vale la pena fijarse en él), Sophia Teodores, Loji, Miriam Arona, etc. Todos ellos están perfectamente definidos, desde su personalidad hasta sus actuaciones (muy en consonancia a la forma de pensar de cada uno de los personajes).

Elijah Ballard

Dejando a un lado los personajes, pasemos a la ambientación. El autor hizo un gran trabajo en cuanto al diseño de los escenarios. Un gran nivel de detalle que refleja perfectamente la dejadez en la que se encuentra gran parte del planeta en “Eden: it’s an endless world”, ya sea debido al cambio climático o a los propios humanos. El gran diseño de escenarios y de personajes contribuye decisivamente en la recreación de la distopía que quiere mostrarnos Hiroki Endo. A pesar de que hay bastantes escenas de humor, la vertiente trágica siempre está ahí, y nunca desaparece, ni siquiera durante un solo capítulo a lo largo de todo el manga. Y es que la situación del mundo, la trama y las circunstancias en que crecieron y viven los personajes, no hace más que remarcar la parte trágica del manga.

Ahora bien, precisamente en la ambientación es donde empiezan los problemas de este manga, que por desgracia, se hacen notar cada vez más a medida que se desarrolla la historia. Esta trama y ambientación distópica toma lugar en un futuro no tan lejano (en un capítulo Endo hace una cronología de en qué año ocurre cada uno de los eventos principales de la historia, y creo recordar que la historia empieza más o menos alrededor del siglo XX), en el que  ya existen los androides, y no sólo eso, sino que muchos de los personajes que aparecen tienen un cuerpo “cyborg” (véase Sophia, por mencionar sólo a uno). La informática ha hecho un gran salto hacia delante,  y veremos que en ocasiones la informática y los sucesos biológicos pueden llegar a devenir simbióticos. Y esta simbiosis a menudo se convierte en uno de los grandes defectos del manga: su excesiva complejidad.

Digo que es un defecto no sólo porque dificulta en ocasiones comprender determinados sucesos o eventos. A medida que avanza la historia, ésta de vuelve más compleja, pero sobre todo, las circunstancias pasan a tener una complejidad que para mi es absolutamente bizarra. A uno, si no domina en gran parte ni la química, ni la informática, ni la física cuántica ni otros campos de la ciencia, le va a costar enterarse de sucesos importantes que ocurrirán a lo largo de la historia (les va a costar comprenderlos, y saber si Endo les está colando una falacia como una catedral , totalmente imposible incluso en un futuro lejano, o si realmente dice algo con cierto fundamento). A pesar de que Endo los intenta explicar de la forma más amena posible, la comprensión de tales eventos sigue siendo complicada y bizarra, y en ocasiones uno se preguntará si realmente era necesario que Endo utilizase el recurso de estos eventos (en los que biología e informática pasan a ser casi simbióticos) para desarrollar la trama. Y cuando uno se acerca cada vez más al final, más se hace esta pregunta, y a algunos (como servidor) les puede llegar a desesperar el recurso de determinados sucesos físicos y biológicos que Endo utiliza. Eran completamente innecesarios y de no haber aparecido tales eventos, el manga habría sido sencillamente magnífico. Pero no lo es, y el primero de los motivos es este: complejidad innecesaria y bizarra de determinados sucesos y eventos que combinan una gran cantidad de las distintas ramas de la ciencia.

Otro de los defectos importantes junto con el mencionado, es el uso y gestión de los personajes. Como he dicho, el diseño de los personajes es genial, pero el uso que hace Endo de sus creaciones es, en ocasiones, bastante nefasto. Ocurrirá varias veces que Endo nos presenta un personaje determinado, lo pincela ante el lector, lo desarrolla un poco, y luego se olvida de él. Y éste no vuelve a aparecer hasta unos cuantos volúmenes más tarde, sin que su vuelta sea precisamente necesaria. O al revés, a menudo dota de bastante peso argumental a ciertos personajes que no tendrían porqué tenerlo, porque su existencia en la trama es totalmente secundaria y porque su papel no cuadra con los eventos que ocurren en ese momento determinado. Y lo peor, a veces personajes que habían sido importantes e interesantes durante toda la historia, en un momento determinado los aparta de la historia sin venir a cuento. Una mejor gestión de las apariciones de los personajes habría ayudado mucho a convertir este manga en uno de los mejores de su género. Quizás si no habéis leído el manga no comprenderéis este punto que acabo de mencionar, pero si os leéis el manga entero, entonces lo comprenderéis perfectamente. Estos son los dos grandes defectos, y ciertamente le quitan muchos puntos al manga, pero aún podría mencionar otros tres defectos, aunque se encuentran muy por debajo de los dos anteriores. Estos son: primero, la abundancia, a partir de cierto volumen del manga, de escenas de sexo explícito, que no es porque a servidor le hayan herido la sensibilidad (de ser así, ni siquiera me habría leído el manga!), de hecho un par o tres de estas escenas a lo largo del manga habrían sido correctas (incluso habría ayudado a mejorar la atmósfera del manga), pero el uso que les da Endo es desmesurado y cansino;  en segundo lugar, las escenas de acción, porque a pesar de que hay algunas francamente impresionantes (protagonizadas casi siempre por Kenji Asai), a veces éstas pecan de excesivo sadismo, en el sentido de que está bien que salga sangre y no se corten a la hora de mostrar la violencia de este mundo distópico, pero de nuevo, el uso que hace de ellas por parte de el autor a veces resulta agotador, cansino incluso; y finalmente, el uso del humor, que es un factor más subjetivo, pero que por lo que he visto después de hablar con otras personas que han leído el manga también están de acuerdo conmigo, y es que Endo utiliza el humor a veces cuando no toca, en escenas que están cargadas de dramatismo y en las cuales el guiño humorístico es, no sólo innecesario, sino que quita trascendencia al componente trágico de esas escenas.

Podría enrollarme más, pero considero que esta entrada ya es suficientemente larga. He de decir que he omitido muchos detalles, y algunos importantes, acerca de la historia y los personajes del manga, debido al riesgo de spoilers.

En conclusión, un manga que empezó de forma sublime y que, debido a los errores mencionados en esta disertación, no se le puede calificar de obra maestra. Eso sí, es un manga de los que cala hondo en todos aquellos que lo lean, y a pesar de sus errores, yo personalmente lo recomiendo a todos aquellos que intenten huir de la comercialidad y de los tópicos de la gran mayoría de mangas actuales. Unos grandísimos personajes, una historia interesante y reflexiva, junto con una gran ambientación, hacen de este manga una lectura obligatoria para los amantes del buen manga. Y no nos podemos olvidar de Hiroki Endo, ya que si sigue así, puede llegar a convertirse en uno de los mangakas más interesantes de los últimos años, si no lo es ya. Leed “Eden: it’s an endless world” porque os calará hondo, y recordaréis a muchos de sus personajes y sus citas durante mucho mucho tiempo.

Puntuación: 8,5 / 10

Anuncios

10 comentarios

  1. En otras palabras, le pasa lo mismo que a Blood +. Un argumento excepcionalmente bien planteado que conforme va desarrollándose pierde completamente fuelle, desaprovecha personajes, no desarrolla correctamente (o al menos hasta sus últimos extremos) las tramas y un largo etc.

    Si te soy sincero me han desalentado bastante los defectos que le has sacado, porque a tenor de los mismos da la impresión de que Endo ha confundido el “huir de la comercialidad” con el “hacer el indio” con una trama incomprensible a la que se le pretende dar un sentido con trasfondos científicos y filosóficos más que dudosos.

    En todos esos mangas, es muy normal que la violencia que señalas sea el Leit Motiv de la obra y que el sexo se le vaya en más de una ocasión de las manos.

    Me has dejado por cierto con la curiosidad acerca de los argumentos científicos que usan y hasta qué punto se ha podido o no hacer un uso riguroso de la Física y demás ramas de la ciencia, así como el desnudar psicológicamente a los personajes por el tan mencionado gnosticismo que señalas.

    Al margen de eso, el respeto a toda forma de vida es inherente a la forma de ser de los japoneses, cuya tradición religiosa es una más que fascinante mezcla de budismo y de shintoísmo. De hecho, existe un relato de Jiro Taniguchi que así lo demuestra y que se dio en llamar “El Olmo Del Cáucaso”. Una historia que señalo no por la fascinación que pudo provocar en mí sino por lo llamativo de los motivos que llevan al dueño de la casa a no deshacerse de él.

    Por lo demás, el papel de las religiones en la sociedad es siempre uno de los enigmas más importantes de la sociología. Se trata de un elemento esperanzador y moralizante que sirve de elemento de cohesión, lo que las convierte en uno de los elementos más importantes en lo que a política se refiere, como sabes tú mucho mejor que yo. Me gustaría saber de qué sentido plantea sus reflexiones Endo dado que últimamente estoy abordando el tema por otro tipo de asuntos que no vienen al caso. Aunque se vendrían a resumir en el enigma de hasta qué punto el hombre puede vivir toda su vida al margen de la existencia de un ser superior, ya sea divino o humano. Y curiosamente me hablaron sobre la leyenda de que Azaña intentó confesarse antes de morir.

    En fin. Tu review me ha impactado mucho por el tema de un comienzo exquisito, pero un desarrollo y un desenlace que mucho me temo que no van a estar a la altura. Así pues no sé si terminaré por leerlo o no. Aunque todo indica que le daré una oportunidad en algún momento.

    Muy buen análisis Djevel, te felicito. La espera por más Cawing ha merecido la pena :D.

    Un saludo.


  2. Me alegro de que te haya gustado, en principio es por eso por lo que existe este blog. Intentar dar a conocer aquellas pequeñas obras (de arte) que no son lo bastante conocidas y que creo que la gente con un mínimo de gusto debería conocer, y viceversa, intentar desmontar algunos tópicos de vez en cuando (aunque esto no lo hago a menudo, me centro más en el primer motivo).

    Intentaré ser breve. Cierto es que este manga tiene bastantes defectos, y algunos de ellos bastante significativos.

    Ahora bien: ¿vale entonces la pena leer este manga si la gente sabe que a la larga le va a decepcionar? Para mi la respuesta es simple y clara: sí.

    Porque a pesar de sus múltiples defectos, es uno de esos mangas que no dejan indiferente, te hace reflexionar sobre una gran multitud de temas, todos ellos nada sencillos y nada usuales en el panorama del manga/anime. Porque ya me dirás cuántos mangas hay que intenten promover la reflexión sobre el papel de la religión en la configuración de la civilización o sobre el auténtico valor de perseguir la construcción de un mundo ideal hasta sus últimas consecuencias. He leído mucho y he visto mucho anime también, y estarás de acuerdo conmigo (tu que también has visto centenares de obras de este mundillo) que estos temas no son precisamente los que se tratan en la gran mayoría de shonens y seinens.

    Que te va a decepcionar? Probablemente. Pero créeme, no te dejará indiferente. Los primeros capítulos son un auténtico pozo de reflexión según como te los mires, y a lo largo de la historia vas encontrando detalles, muchos detalles que también inducen a la reflexión de los temas que he mencionado en la entrada y en este comentario. Hay un capítulo que es muy curioso, creo que es el 50, en que se muestra perfectamente la dicotomía en que se encuentra este manga: por un lado, aparecen unas cuantas escenas de sexo explícito combinadas con ese peculiar humor de Endo que mencioné en la entrada; pero por otro lado, hay un flashback, uno en que tiene como protagonistas a Enoa Ballard i a Elijah Ballard, y ese flashback no tiene precio, a mi me encantó, y es por esos detalles que a mi me gustó tanto este manga.

    Si te ves con ganas, léelo. Porque, eso sí, no te tragues un manga de este calibro a desgana, porque se te va a hacer eterno.

    De todas formas, has visto que he sido muy crítico con los defectos de Eden, pero mira la nota, es una nota muy alta para un manga con estos defectos. Esto se debe claramente a los detalles que te menciono, a los grandes personajes de la serie y sus dudas y reflexiones, a determinadas escenas que son francamente buenas, a la gran ambientación que acompaña a nuestros protagonistas durante toda la historia, etc.

    Si te ves con fuerza, léetelo. Ya sabes que las respuestas que uno busca, no las encuentra más rápidamente porque buscque más intensamente en un sitio, sino porque busque en muchos sitios con el ritmo adecuado.

    Un saludo machote, y gracias por los elogios, espero que este comentario te ayude a decidirte!


  3. Ah! Y si que he leído “El Olmo del Cáucaso”, de Taniguchi hay poca cosa que no tenga en la estantería. Precisamente en el pasado le hice una entrada a “El viajero de la tundra”.

    Por cierto, si te gusta Taniguchi, debes leerte “Barrio Lejano”, de lo mejorcito que ha hecho (diferente del Olmo, pero bueno igualmente). De todas formas, todo lo que he leído de él es buenísimo (olmo del cáucaso, el caminante, barrio lejano, viajero de la tundra, etc.).

    De los importantes, me falta sólo el “Almanaque de mi padre”, que dicen que es otra joya.


  4. Una pregunta antes de seguir. ¿Has leído Angel Sanctuary?

    Un saludo.


  5. He oído hablar de ella, pero nunca me ha llamado especialmente la atención, y por ende, ni siquiera sé de que va.

    ¿He obrado mal? Debería leerla pero ya?

    Por cierto, he empezado a leer “Sanctuary”, de momento pinta bien y puede gustarte, pero antes de atreverme a recomendártelo, me lo terminaré!

    Saludos


  6. Me anoto esta Eden para leer en un futuro a ver qué tal, que aunque digas que el final flojea, me llama la atención bastante y además si el comienzo es tan fuerte como relatas, puede que se perdone un poco lo otro.

    De los de Jiro que decís he leído unos cuantos (todos cogidos como préstamo en la biblioteca pública) y mi favorito es “el olmo del caúcaso” seguido de cerca por el autobiográfico “Tierra de sueños”. También he leído el del almanaque y te lo recomiendo encarecidamente, Djevel, ya que comentas que te gusta el autor, porque ese manga también está muy bien contando la historia de un hombre que hasta que su padre no muere no descubrí ciertas cosas de su vida ni recuerda realmente algunos aspectos de su niñez.


  7. Digamos que es un manga cuanto menos peculiar y muy difícilmente explicable, pero podríamos resumirlo en una historia de amor incestuoso en la que Setsuna (el protagonista) resulta ser la reencarnación de un ángel llamado Alexiel [que encabezó en el pasado una rebelión contra Dios y los supuestos abusos de éste contra los viles (demonios de aspecto humano)] y que se convierte en el centro de una inesperada colección de intrigas divinas en las que se ponen de manifiesto gran parte de las problemáticas cristianas acerca la verdad o no de la infinita bondad y misericordia de Dios y de la estructura de los círculos divinos.

    Ciertamente no lo he terminado de leer, aunque lo poco que de él leí (seis tomos) hacía una reflexión muy interesante y poética sobre el devenir de los acontecimientos y los designios incomprensibles y desconcertantes de la divina providencia.

    Si te atraen esos temas, y te olvidas de la obsesión que tienen los japoneses por acostarse con sus hermanas, creo que deberías echarle un vistazo. Aunque repito que no me hago responsable de su calidad final :P. Tiene, por cierto, 3 OVAs que narran la introducción al mismo y que son… prometedoras, pero que tenían que haber sido serie.

    Un saludo.


  8. PD: He aquí el opening, para que te hagas una idea :D.


  9. Hostia Djevel, esto es buenísimo:

    No te pierdas el “a diez kilos por ANO” de la parte en amarillo xDDDDD. ¿A qué se refieren con eso del ano?


  10. Perdón por el retraso, que no tengo perdón!! xDDD

    A Wish ya le respondí en su blog, así que “no problemo”.

    Y Dath, la portada realmente es muy grande xDDDDD Y sí, Mourinho ya puede ir replanteándose, porque si le van a meter 10 kilos por el ano durante cuatro años…. xDDDD

    Y lo peor, es que las faltas de ortografía son lo mínimo con que te encuentras leyendo la prensa deportiva. Tanto la caverna mediática españolista (que dice Laporta, y que aunque no le tengo demasiado aprecio a este señor, tengo que decir que realmente se la podría calificar así) como a la infame prensa deportiva de Barcelona (no hacen más que masturbarse con Messi y Cesc Fábregas, y poner a parir a Ibrahimovic) son asquerosas. La verdad, da mucha pena tener una prensa deporiva así, pero en fin, esto no es nuevo.

    Lo que es indignante, es que acaben sancionando a Guardiola o incluso impedirle ejercer de entrenador durante un tiempo, porque eso ya confirmaría que el sector fascista de Madrid (ojo! no he dicho el sector madridista, sino sector fascista de Madrid, que son cosas distintas, porque entre madridistas también veo indignación por lo de Guardiola) domina descaradamente las altas esferas del fútbol español. Eso sí, si Negredo insulta al árbritro directamente, se le quita la roja, pero en cambio a Guardiola por decir a un mentiroso que miente (porque hay videos que muestran como Guardiola no dice lo que puso aquel energúmeno en el acta), a éste sí se lo sanciona. Asqueroso, simplemente asqueroso.

    Por cierto, me gustará saber qué opinión tienes sobre el nuevo entrenador del Madrid, Mourinho??

    Algo está claro: es muy bueno, pero que muy bueno, nunca ha fracasado, y nos vamos a divertir con él en España xDDD



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: