h1

Yo la tengo – I can hear the heart beating as one (1997)

diciembre 17, 2010

 

Demasiados meses han pasado desde mi última entrada, y lo lamento. La falta de tiempo y la pésima organización del mismo por mi parte, ha provocado que este blog pareciera un vestigio de una conciencia inquieta más de las muchas que pueblan la gran red. Sin embargo, y aprovechando que las vacaciones ya se acercan, he decidido poner fin a tan larga pausa y volver a dar a conocer a mis pocos pero humildes seguidores alguna de las obras artísticas que considero que todo ser con voluntad de madurar y evolucionar debería cuando menos conocer.

 

He decidido reactivar el blog con uno de los temas menos usuales del mismo, la música. Y además he decidido hacerlo con un grupo de indie rock alternativo (por intentar catalogarlos de alguna  manera), de gran talento y que a pesar de haber tenido cierto éxito comercial en el mainstream musical, sus componentes aún preservan fuertes rasgos de su época underground, como así indica su continua experimentación musical entre otras cosas y su capacidad de ir sumando constantemente fans de muchas generaciones diferentes. He considerado que la mejor manera de reactivar el blog era dando a conocer uno de sus álbumes más aplaudido por sus fans, el llamado I can hear the heart beating as one. Así pues, vayamos a conocer esta gran banda que nunca deja de sorprender, tanto por su originalidad como por la calidad de sus piezas, y que ha sido uno de los grandes descubrimientos musicales que servidor ha tenido el placer descubrir este año: Yo la tengo.

 

I can hear the heart beating as one

 

“Yo la tengo” es una banda estadounidense forjada en la localidad de Hoboken, en New Jersey. El matrimonio Ira Kaplan y Georgia Hubley formaron el grupo en el año 1984, y tras ir probando con varias alineaciones durante sus inicios, en los que sacaron álbumes como “Ride the tiger” (1986), “New Wave hot dogs” (1987) o “Fakebook” (1990), no fue hasta 1992, con el álbum “May I sing with me”, cuando el bajista James McNew, tras colaborar por primera vez con el dúo de Hoboken, pasaría ser miembro permanente del grupo. El trío de “Yo la tengo” estaba formado, y con esta alianza, el éxito musical y comercial empezó a abrazar al grupo. En 1993 sacan el álbum “Painful”, que supone el primer cambio drástico de su música con respecto a sus anteriores álbumes. En los 80’ dieron un mayor énfasis a la música rock ; en los primeros años de la década de los 90’ fue el folk y la música acústica la que fue ganando peso en sus composiciones. Pero con “Painful”, a la pócima hecha a base de rock y folk, se le añadió una combinación de sonidos ambientales (o incluso new age) con elementos musicales más propios del “noise” y del “shoegaze”. Y lo que en principio tendría que haber resultado un vulgar y caótico brebaje, al final resultó ser todo lo contrario. El grupo no hacía más que sumar estilos musicales, los cuales estaban mezclados en perfecta armonía, y ya empezaban a tener ciertos éxitos de venda (al menos en comparación con sus anteriores discos).

 

Pero fue en 1997, cuando el trío de Hoboken se consolidó de forma definitiva en el panorama musical internacional, con el lanzamiento del disco que nos ocupa: “I can hear the heart beating as one”. Muchos dicen que la novedad de este disco estriba en la incorporación de elementos de la música electrónica en la marmita musical del grupo, y que ello dio lugar al sonido tan peculiar, inclasificable e incluso psicotrópico con el que se conoce hoy en día a “Yo la tengo”. Esto es cierto, parcialmente. Basta con escuchar el álbum para comprender que no se trata de una simple cucharada de música electrónica; en absoluto, puede que haya elementos electrónicos, pero también los hay de bossa nova, noise jams, rock psicodélico, etc. Y no hay ningún género que sobresalga por encima de los otros. Y esto es una de las razones por las que con el paso de los años, “Yo la tengo” no hace más que sumar y sumar. Suman fans, suman éxito de vendas, y no paran de evolucionar.

 

Antes los he catalogado como un grupo de “indie rock alternativo”, pero hay algo de falso en tal afirmación. Lo cierto es que son un grupo tan bueno como inclasificable. En este mismo álbum, podemos comprobar que la pócima elaborada por el trío de Hoboken es tan difícil de clasificar como absorbente. Y si la catas, quedas irremediablemente atrapado. Te vuelves adicto a su música. Y tal efecto no se limita solamente al álbum que nos ocupa, sino que podemos extenderlo a muchas de sus obras posteriores como “And then nothing turned itself inside-out” (2000) o su último disco, “Popular Songs” (2009). En “I can hear the heart beating as one” se plasma perfectamente el carácter polifacético del grupo: hay canciones con una gran influencia de la música folk (como “One Pm again”); de shoegaze (“Deeper into movies”); de música con sonidos electrónicos (“Autumn sweater”, una de sus canciones más famosas) de música ambiental (“Green Arrow”); de noise jams (“Spec bebop”); de indie instrumental (“Return to hot chicken”, su corta duración es proporcional a su gran belleza); de bossa nova (“center of gravity”); o de noise rock (como “Sugarcube”, canción que pongo de muestra para que la escuchéis, y os pongo una versión en directo para que veáis como son en vivo).

 

Son sencillamente inclasificables, incatalogables y por encima de todo, unos auténticos artistas musicales. Pocos grupos son capaces de realizar una pócima musical de tanta calidad y originalidad como la del trío de Hoboken. Una pócima en constante evolución, que nunca es la misma, que nunca se repite y sobre todo, que nunca defrauda. Y aunque pueda sonar como una falacia, lo cierto es que esta gente no tiene ni un mísero disco aburrido. Algunos están mejores que otros, pero siempre mantienen un mínimo de calidad que ya supera con creces el panorama del mainstream musical actual. Y su éxito no radica simplemente en hacer buena música, sino que sin abandonar nunca el sello y estando en un estado de constante experimentación musical, con el paso de los años no hacen que seguir ganando fans. El éxito comercial no se les ha subido; continúan componiendo como cuando fueron antaño un grupo underground y continúan teniendo un grupo de seguidores fieles que no hace más que crecer.

 

Si os gusta la música original, sorprendente, adictiva, psicotrópica y de calidad, entonces os recomiendo que les dieseis una oportunidad al trío de Hoboken, ya que como ellos hay muy muy pocos actualmente. Y si no sabéis por dónde empezar, mi recomendación es que empecéis por el álbum analizado en esta entrada, y que lo escuchéis en su totalidad. Porque cada canción es un mundo, un viaje y una obra de arte. Bien seguro que este grupo volverá a tener otra entrada en este blog, y más si continúan siendo fieles a ellos mismos, hecho por el cual no tenemos que temer en absoluto.

 

Anuncios

One comment

  1. Bon Nadal i bona entrada i any 2011 per a vostè també, Sr. Djevel.
    🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: