Archive for the ‘Arte’ Category

h1

Miquel Barceló: “La solitude organisative” (1983 – 2009)

septiembre 12, 2010

Miquel Barceló

Tras una larga ausencia, y aprovechando el fin de las vacaciones de verano, he decidido volver a arrancar el blog para que éste pueda seguir con su finalidad: dar a conocer todas aquellas obras o artistas que sean dignos de ser conocidos. Y en caso de que los artistas ya sean ampliamente conocidos y reconocidos, entonces sencillamente este blog tratará de hacerles un humilde y sencillo homenaje explicando los trabajos de tales artistas e intentando dar una mayor difusión a sus obras.

Aprovechando una exposición del “Caixa Fòrum” de Barcelona, abierta del 16 de julio hasta el 9 de enero del 2011, he decidido realizar una entrada a este artista mallorquín tan singular y magistral llamado Miquel Barceló.

Read the rest of this entry ?

Anuncios
h1

Alphonse Mucha

diciembre 26, 2009

No dispongo de demasiado tiempo, aunque suficiente como para hacer una breve actualización a este pobre blog.

Debido a que hace mucho, mucho tiempo desde que realicé una entrada sobre la categoría de “arte”, he decidido ponerle remedio al asunto. La excusa ha sido la visita a una exposición al Caixa Forum de Tarragona, titulada “Seducción, modernidad y utopía”, en la que se mostraba un amplio repertorio de las obras de un señor checo, del que conocía el nombre pero no había tenido la oportunidad de contemplar su labor artística. Puede que mi desconocimiento sobre este autor sea debido a mi (desgraciadamente) nefasta cultura artística, pero ya que puede que no sea el único en la red que no conozca a este señor, he decidido dedicarle una entrada. Así pues: ¿Quién era Alphonse Mucha?

Medea

Alphonse Mucha (1860-1939), fue un artista checo conocido principalmente por ser pionero de la corriente artística Art Noveau (en España es denominada llanamente Modernismo, pero cabe recordar que tal corriente tuvo sus particularidades en cada país).  Gran parte de su éxito se debe a que fue uno de los primeros artistas en compaginar de forma efectiva arte y publicidad. La mayor parte de tales trabajos en el ámbito de la publicidad los realizó para la compañía de la actriz Sarah Bernhardt, que no sólo catapultó las obras de Mucha al éxito, sino que también fue clave para el desarrollo del mismo Art Nouveau. Algunas de sus obras más famosas datan de esta época, entre las cuales se encuentran el cartel de la obra teatral de “Medea” y “Gismonda”, entre otros.

Gismonda

Uno de los elementos más característicos de los trabajos de Alphonse Mucha es el papel de la mujer en su obra. Personificación de la belleza, la mujer es la protagonista absoluta de las obras del checo, mostrándolas como seres elegantes y sensuales. Muy a menudo, las mujeres de Mucha aparecen en comunión con elementos de la naturaleza, en simbiosis con múltiples ornamentos vegetales. Las cenefas, las orlas, las aureolas y los vitrales son los recursos artísticos más empleados por el checo en su intento de mostrar a la mujer como la encarnación misma de la belleza, concebida como valor absoluto que trasciende hacia la universalidad. A pesar de su carácter publicitario, Mucha aspiraba a que sus obras alcanzasen la trascendencia a través del arte, de ahí el uso de signos esotéricos y de recursos metafóricos. El sentido teatral de algunas de sus obras, en concreto los carteles que realizó para la compañía de Sarah Bernhardt (véase “Medea”), le ayudó a impregnar sus obras de ese aroma metafórica que el checo anhelaba.

Mucha realizó múltiples anuncios, muchos de los cuales decaroraron los envases de todo tipo de productos alimenticios y cosméticos. El trabajo de Mucha fue una prefiguración de lo que posteriormente seria el merchandising contemporáneo, el primer intento exitoso de la comunión entre arte y publicidad. El lujo, la fantasía e incluso el erotismo fueron los elementos fundamentales del discurso publicitario de las obras de Mucha, un discurso que buscaba persuadir el consumidor/espectador a través de las formas y apariencias del medio publicitario en cuestión (en este caso, la obra de arte).

A todos aquellos que tengan cierta curiosidad artística o que les interese aprender sobre el discurso publicitario previo al actual, les recomiendo encarecidamente el visionado de las obras de este artista tan controvertido como espectacular.

Claro de luna

h1

M. C. Escher

abril 18, 2009

Hace tiempo, un año aproximadamente, el Sr. Mrithail en su portal web (cuyo link podeis encontrar en la sección del blogroll de mi blog) recomendó el visionado de una exposición que se hacía en Madrid sobre un señor cuyo nombre no había oído en mi vida pero que al ver alguna de sus litografías y cuadros por internet, quedé maravillado.

Tanto, que hasta fui a Madrid mismo a ver la dicha exposición, de la cual quedé aún más captivado por el trabajo de este artista holandés, que hoy tiene su entrada en este blog: M.C. Escher.

M.C. Escher

La exposición evidentemente ya no está, pero ha sido estos días que he recordado este singular artista, y he decidido hacerle esta entrada para que aquellos que no le conozcan sepan quién es y vean alguna de sus obras.

Maurits Cornelis Escher nació en 1898 en Baarn, Holanda. En sus años mozos, Escher no destacó por ser precisamente un estudiante brillante, destacando solamente en las clases de dibujo. Empezó a estudiar arquitectura en Haarlem (ciudad de Holanda, no el famoso barrio de Nueva York), pero abandonó al poco tiempo para ser discípulo de un profesor de artes gráficas, Jessurum de Mesquitas según wikipedia. Durante toda su vida, Escher realizó muchos viajes, pasando por Bélgica y Suiza hasta países mediterráneos como Italia y España, donde presta especial atención a la ciudad de Granada, y concretamente a la Alhambra (que servirá de inspiración a bocetos que realizará posteriormente).

El estilo y voluntad de la obra de Escher, se reflejan perfectamente en la siguiente cita que el holandés siempre repetía:

“Mi principal interés es lo asombroso, y no otra cosa que asombro es lo que intento suscitar en el ánimo de los espectadores”

En su obra puede apreciarse la mezcla armónica entre el arte y otras ramas de la ciencia como las matemáticas y la geometría. A Escher siempre le interesó el conflicto entre realidad y la plasmación de esta en el plano, en el papel. Escher, con sus constantes estudios sobre geometría y demás, intentaba con sus obras desafiar la plasmación habitual o convencional de la realidad misma. Para ello, utilizó principalmente la representación en 3 dimensiones, llevando el dibujo y los efectos del mismo hasta el límite de sus posibilidades de representación.

Manos artísticas de Escher

Plano imposible de Escher

La obra de Escher se encuentra en forma de litografías, grabados y dibujos. A grandes rasgos, la extensa obra del holandés se puede dividir en: estructura del espacio, con cuerpos matemáticos y geométricos; la metamorfosis y sus ciclos; y la representación pictórica de edificios en planos imposibles o perspectivas poco ortodoxas.

De haber una exposición, os recomendaría encarecidamente que vayaseis a visitarla, porque artistas como y de la talla de Escher no abundan. Si os gustan los planos imposibles, las obras de arte que sobrepasan los límites del propio arte (mezclándose con la ciencia) y que os transportan a un mundo de perspectivas, metamorfosis y planos imposibles, entonces Escher es vuestro hombre.

Escher reflectido en una bola de cristal

Cocodrilos de Escher

Muy recomendable, no os lo perdais si teneis la ocasión.

h1

Francis Bacon

marzo 25, 2009

Dado que esta llegando a su fin la exposición que se está realizando en el museo del Prado de Madrid, y ya que uno dispone de blog, hoy opto por recomendar el visionado de las obras de este pintor: Francis Bacon

Autoretrato de Bacon

Francis Bacon fue un pintor de origen irlandés cuyo estilo se acostumbra a enmarcar dentro del expresionismo. Se crió en Dublín, y tuvo bastantes dificultades en su infancia: padecía de asma crónico, hasta el punto de tener que suministrarle morfina cuando tenía ataques asmáticos fuertes, cosa que le dificultó la asistencia regular al colegio, y cuando cumplió 16 años fue expulsado de su hogar por manifestar a su familia sus inclinaciones homosexuales.

No fue hasta que llegó a la capital inglesa, Londres, cuando empezó a desarrollar sus habilidades y pasión por la pintura. Toda su obra se caracteriza por emanar el olor rancio y asfixiante de lo que para él era la auténtica naturaleza del hombre. Bacon quiere mostrar al hombre como el animal de desesperación que es, como el ser de sufrimiento y de dolor que es. Para ello, en muchas de sus pinturas, aparece el hombre representado con cuerpo de animal y con un rostro únicamente dotado de una gran boca canalizante de agonía. En otras, aparece lo que parece ser un organismo humano, pero totalmente desmermado, descarnado, y siempre, sin poder ver un rostro claro de persona (no le interesa mostrar caras definidas de personas tampoco, dado que quiere enseñar la naturaleza del ser humano como animal de desesperación que es).

Aunque Bacon se consideraba un ateo, en mi humilde opinión, esto es falso. Gran parte de sus obras, contemplan figuras y ritos propios del catolicismo, tales como el Papa o la Crucificción, las cuales se encuentran bañadas por ese estilo tan peculiar y deformadamente agonizado suyo. Toda esta obsesión por estas instituciones y rituales religiosos, dan a pensar que Bacon no es más que un creyente que se veía incapaz de creer. La desesperación del hombre, para él, venía dada por el horror de la existencia de la nada tras cesar la vida del ser humano, la desesperación de que tras la muerte ya no hay nada más, y el terror de no saber cuál es entonces el significado de la existencia del ser humano (curiosamente este es un punto que tiene en común con uno de los grandes filósofos del siglo XX, Martin Heidegger).

Crucificción made in BaconUno de los Papas de Bacon

Pocos pintores pueden transmitirte la angustia y arcadas que pueden llegar a producirte los cuadros de Bacon, mostrando de forma aterradoramente clara el horror del mundo que él veía, y la temible y triste naturaleza del ser humano que ha perdido su sentido de ser. Sólo por eso, por ese impacto y sentimientos que inspiran y que se te infiltran en tu ser, ya vale la pena ver su obra de primera mano (no es lo mismo ver el cuadro directamente, que verlo por ordenador, se pierde el sentimiento, por muy ñoño que suene).

En el museo del Prado, en Madrid, están haciendo ahora una exposición especial sobre este autor, lo malo es que termina el 19 de abril si no recuerdo mal, así que a aquellos que les interese, queda poco tiempo. De todas formas, si viajais y teneis la oportunidad de asistir a alguna exposición de este tan peculiar pintor, no lo dudeis e id.

Hombre como animal de desesperación

No os dejará indiferentes